BELLEZA Y PERDÓN

¿Es cierta la idea de que las personas atractivas sacan más provecho de los demás?  Así pues, existe  más probabilidad de que los hombres  acepten ofertas injustas cuando provienen de mujeres guapas. Parece que la belleza femenina incide en la reacción del cerebro ante la justicia y la injusticia, y esto da como resultado un sesgo en el juicio de los hombres. Las personas atractivas son percibidas de una manera más positiva que las personas que no lo son. La percepción más positiva de las personas atractivas  se explica por el efecto halo.  Creemos que cuando juzgamos de una manera racional somos justos y exactos y sin embargo hay muchos sesgos que distorsionan nuestra percepción de la realidad. Uno de ellos es nuestra inclinación a pensar más favorablemente acerca de las personas atractivas.

Estudios  sobre percepción visual y atractividad., realizados por Anthony Little, psicólogo de la Universidad de Stirling, concluye en que   las personas se comportan mejor con personas atractivas

“Este estudio encontró que las personas también perdonan más a los individuos atractivos cuando se comportan ‘injustamente’ en el juego, lo que sugiere que las personas atractivas pueden salirse con la suya aún  cuando sean más maliciosos en la vida porque creen que por su belleza serán perdonados.”

Para el estudio, se le pidió a 21 estudiantes universitarios de sexo masculino que vieran 300 fotografías de caras de mujeres chinas (la mitad había sido calificada como atractiva y la otra como no atractiva por un grupo diferente de hombres). Luego los hombres jugaron un juego de ordenador en el cual debían formar equipo con algunas de las mujeres de las fotos que recién habían visto. En el juego, ellos veían las caras de las mujeres y luego decidían si aceptarían su propuesta de dividirse una pequeña suma de dinero. Mientras tanto, los investigadores medían sus ondas cerebrales y tiempos de respuesta.

Se corroboró la hipótesis, los hombres eran más propensos a aceptar una oferta injusta cuando venía de parte de una mujer atractiva. Cuando las personas que proponían eran mujeres atractivas, los hombres eran más rápidos para responder a ofertas justas y más lentos para responder a ofertas injustas.

Los escaneos cerebrales de los sujetos masculinos revelaron una mayor activación de las recompensas cuando las mujeres atractivas proponían la oferta; por otro lado, observaron mayor sensibilidad e insatisfacción con las ofertas injustas si las mujeres no eran atractivas.

Little explica que la razón por la cual nos comportamos de esta manera con las personas atractivas no es totalmente clara. Pareciera que tenemos un sesgo en relación a las personas atractivas, incluso si no aumenta nuestras posibilidades de conseguir una cita con ellos, lo que sugiere que nuestra motivación no estaría dirigida a conseguir más beneficios para nosotros mismos.

Fuente: Huffintong Post