CAMBIOS EN LA VOZ

La voz  nos acompaña durante nuestras vida, pero en este proceso sufre cambios.

En la infancia, la voz es mas aguda y  muy semejante en ambos sexos.En la pubertad  empieza a diferenciarse. En los hombres, se agrava hasta llegar a la edad adulta y en la tercera edad se vuelve a agudizar. Mientras que la voz femenina al llegar a la pubertad se agudiza más y en la tercera edad algunas tonalidades se vuelven a agravar.

En  las mujeres, en la tercera edad  se pueden producir problemas de voz (nódulos, pólipos, edemas, hinchazón…). Estas lesiones en la mayoría de casos son derivadas de la menopausia.

Según el estudio realizado por el Dr. Berit Schneider y sus colaboradores investigadores austríacos, llegaron a la conclusión (sin encontrar aún causa efecto) que el 25% de las mujeres tuvieron cambios a nivel vocal durante la menopausia. Concluyendo que sería conveniente realizar un estudio foniátrico a toda mujer menopáusica.

Es durante esta etapa cuando el cuerpo de las mujeres sufre una serie de cambios: sofocos, alteraciones del estado del ánimo, cambios corporales…. y fundamentalmente alteraciones hormonales. Estos son los que más nos afectan y los que más repercusiones tienen a nivel general debido al desajuste hormonal que está sufriendo el cuerpo. Dicho desajuste no provoca directamente lesiones en las cuerdas vocales sino que va en consonancia a los procesos metabólicos (tiroides), y aquí es donde entra en juego la fonación.

Por lo que a la voz se refiere, pueden dañarse las cuerdas vocales junto con una mala salud vocal. Tampoco se produce cambios seniles que afectan a las estructuras laríngeas: el cuerpo se hace mayor y las estructuras que sostienen la laringe degeneran, hay calcificación de huesos, los tejidos blandos se destensan y las cuerdas vocales son las más susceptibles a los cambios, es decir, las que primero los notan.

Es por la suma de todos estos factores que nuestro médico nos puede derivar al logopeda para realizar una reeducación vocal.

Por ello, no está de más seguir los siguientes consejos para cuidar la voz y minimizar los desajustes hormonales, el envejecimiento natural, etc., es muy importante tener una buena HIGIENE VOCAL.

  • Reeducar la respiración. Ya que la respiración es la base de la fonación.
  • Mantener una buena postura ya que implicará que el aire fluya más o menos libre y, por lo tanto, que las cuerdas vocales vibren óptimamente.
  • Trabajar conla voz, mediante entonaciones, canciones,textos…

Lo importante es crear una buena coordinación fonorespiratoria aplicándola día a día, ya sea en casa o en el trabajo. Para no caer en el error de callar, para que nuestra voz no se estropee solo hay que cuidarla

UNA BUENA FONACIÓN SE CONSIGUE RESPIRANDO CORRECTAMENTE

En la vida diaria, en casa:

  • Beber agua durante todo el día, sobre todo en ambientes de calefacción o aire acondicionado que tienden a resecar
  • Evitar cambios bruscos de temperatura
  • Evitar bebidas a temperaturas extremas.
  • Evitar ambientes de humo.
  • En la alimentación evitar comidas copiosas y que puedan provocar reflujo (picantes). Si se suelen padecer problemas digestivos, es recomendable comer 2-3 horas antes de ir a dormir.
  • Evitar hablar en ambientes ruidosos (discotecas, bares…).
  • No hablar mientras se está haciendo un esfuerzo.
  • Minimizar el abuso vocal y respetar las horas de descanso.
  • Evitar chillar y el susurro, es mejor hablar sin forzar las cuerdas o no hablar.
  • En situaciones de estrés emocional (lloros, nervios, angustia…) reposo vocal. No hablar ya que el lugar de anclaje emocional es la laringe. Debemos hacer algunas inspiraciones y expiraciones profundas para encontrar la calma.

En el trabajo:

  • Tener en cuenta la acústica del lugar de trabajo para evitar chillar.
  • En los casos que sea necesario, calentar la voz antes de empezar a trabajar.
  • Usar un ritmo del habla adecuado: ni muy lento ni muy rápido.
  • Evitar el polvo o la inhalación de sustancias tóxicas.
  • Regular la temperatura ambiental evitando exponerse bajo una cortina de aire (ya sea frío o caliente) y, si no puede evitarse, usar un pañuelo para proteger el cuello.

CUIDAR LA ALIMENTACIÓN Y BEBIDAS FRÍAS PREVIENE PROBLEMAS DE VOZ.

En caso de notar molestias, es conveniente consultar con los especialistas de la voz, un logopeda  y otorrinolaringólogo