COMPRENDER LA PSICOSIS Y LA ESQUIZOFRENIA

La Sociedad Británica de Psicología (BPS-British Psychological Society), señala la necesidad de implementar un cambio radical en los servicios sanitarios, así como la trascendencia de invertir en prevención, adoptando medidas para reducir el abuso, la privación y la desigualdad

La BPS a través de su División de Psicología Clínica, ha publicado una actualización de su guía publicada en 2014, bajo el título “Comprender la Psicosis y la Esquizofrenia: por qué las personas, en ocasiones oyen voces, creen cosas que otros consideran extrañas o parecen estar desconectados de la realidad, y qué puede ayudarles.

Esta nueva versión revisada incluye enmiendas relativas a los problemas específicos que experimentan las personas de comunidades negras y minorías étnicas en relación con la psicosis, y aborda también la asociación entre la psicosis y la desigualdad social en general.

El documento describe una perspectiva psicológica de las experiencias comúnmente identificadas como psicosis, o, en ocasiones, esquizofrenia, y se complementa, a su vez, con otros informes paralelos sobre trastorno bipolar y depresión.

Las principales conclusiones de la Guía actualizada:

  • Escuchar voces o sentirse paranoide son experiencias comunes que, a menudo, pueden ser una reacción a determinadas situaciones vitales: trauma, abuso, negligencia, acoso o racismo. Considerarlos síntomas de enfermedad mental, psicosis o esquizofrenia, es sólo un modo de definirlos, que tiene sus ventajas e inconvenientes.
  • No existe una línea divisoria clara entre la “psicosis” y otros pensamientos, sentimientos y creencias: la psicosis puede entenderse y tratarse en los mismos términos que otros problemas psicológicos, como la ansiedad o la timidez. En los últimos veinte años, se han logrado avances significativos, tanto en la comprensión de la Psicología de estas experiencias como en la búsqueda de ayudas eficaces.
  • Algunas personas encuentran útil pensar que tienen una enfermedad. Otros prefieren considerar sus problemas como un aspecto de su personalidad al que no quieren renunciar, si bien algunas veces puede ocasionarles dificultades.
  • En algunas culturas, la experiencia de escuchar voces es muy valorada.
  • Cada experiencia personal es única: los problemas o las maneras de lidiar con ellos, difieren entre las personas.
  • En muchas personas, experiencias como escuchar voces o la presencia de delirios de persecución, pueden ser breves. No obstante, aquellas que las experimentan de un modo más continuo, frecuentemente llevan una vida feliz y exitosa.
  • Es un mito que las personas que tienen estas experiencias son propensas a la violencia. Lamentablemente, ciertos estereotipos negativos pueden provocar conductas discriminatorias en los servicios de salud mental. En este sentido, la discriminación por motivos de raza, principalmente entre la población negra.
  • Las terapias psicológicas, como la terapia cognitivo-conductual (TCC), han evidenciado ser muy útilespara muchas de estas personas. En Reino Unido, el Instituto Nacional de la Excelencia para la Salud y la Atención (National Institute for Health and Care Excellence, NICE) recomienda que a todas las personas que cuentan con un diagnóstico de psicosis o esquizofrenia, se les debe ofrecer Psicoterapia. Por el contrario, la realidad actual es completamente diferente: la mayoría no pueden acceder a este tipo de intervenciones, una situación “escandalosa”.
  • En términos más generales, es vital que los servicios sanitarios ofrezcan a las personas la oportunidad de hablar en detalle sobre sus experiencias, y de darle sentido a aquello que les ha sucedido. Esto apenas se cumple, se aconseja que  “los profesionales no deben insistir en que las personas acepten un marco de comprensión determinado, como por ejemplo, que sus experiencias son síntomas de una enfermedad”.
  • Muchos individuos consideran que la medicación “antipsicótica” puede ayudarles a reducir la frecuencia de estas experiencias, así como su intensidad y angustia percibida. Sin embargo, no existe evidencia de que este tipo de tratamiento corrija alguna alteración biológica subyacente. De hecho, la evidencia actual sí ha puesto de relieve los riesgos significativos que conlleva la medicación con antipsicóticos, especialmente cuando se da un consumo a largo plazo.

Fuente: INFOCOP 31-10-2017