Depresión postvacacional

Nos acercamos a la vuelta al trabajo, a retomar las rutinas habituales después de las vacaciones. Cuando se produce una desconexión del ritmo de trabajo, ya sea por vacaciones, una baja por enfermedad o maternidad, periodos de excedencia, etc. el retomar la rutina y las obligaciones laborales puede producir sensación de rechazo, tristeza,  falta de sueño,  irritabilidad, ansiedad e inquietud. Estos síntomas desaparecen por sí mismos en pocos días, se conoce como depresión postvacacional.

Para minimizar esos síntomas y evitar cuadros más agudos, se recomienda lo siguiente:

.- Buscar el lado más positivo de la vuelta al trabajo, al menos se ha podido disfrutar de unas vacaciones, en periodos de crisis tener un trabajo es un logro. Además, es conveniente que unos días antes del retorno se intente adaptar las rutinas habituales como horarios, alimentación, ocio y horas de sueño.

.- Para no echar tanto de menos las vacaciones, durante la primera semana de trabajo intentar hacer alguna actividad parecida a lo que se hacía durante las vacaciones, como  deporte o salidas con amigos después del trabajo, paseos…

.- Aprovechar los fines de semana para desconectar del trabajo hasta que se vuelva a tener otro periodo de vacaciones.

.- Durante las horas de trabajo buscar momentos de pausa para reactivar la respiración, inspiraciones profundas y a nivel abdominal, para controlar el estrés y  afrontar los problemas con calma  a lo largo del día. Respirar adecuadamente ayuda a relajar la mente, desconectar y mejorar el estado de ánimo. Dar paseos cortos, estiramientos…

.- Crear un espacio de trabajo más cómodo, ayuda  redecorar el espacio laboral con objetos  simpáticos  que recuerden las vacaciones o que provoquen pensamientos positivos.

 

¡Buena vuelta de vacaciones!