INTELIGENCIA EMOCIONAL DESDE EL NACIMIENTO

 

¿Qué es la INTELIGENCIA EMOCIONAL? La inteligencia emocional es el conjunto de habilidades psicológicas que permiten apreciar y expresar de manera equilibrada nuestras propias emociones, entender las de l@s demás, y utilizar esta información para guiar nuestra forma de pensar y nuestro comportamiento .Ser inteligentes emocionalmente nos permite expresar de forma adecuada la felicidad, la tristeza o la rabia; vivir en armonía con los demás; tener confianza en un@ mism@; estar preparad@ para afrontar los fracasos o saber aceptar una crítica, transformándola en algo constructivo. Quien desarrolla de forma adecuada este tipo de inteligencia sabe percibir sus capacidades, motivarse y afrontar las frustraciones de la vida., desarrollando  una gran empatía, es decir, sabe captar las emociones de l@s demás, ponerse en su lugar.
Por eso es tan importante que besemos, abracemos, sonriamos y miremos a nuestr@s bebés. Que les atendamos cuando lloran y no les dejemos solos ante el malestar evidente que manifiestan

L@s bebés necesitan abrazos, contacto piel con piel, besos y mimos constantes. Este tipo de acciones ayudan a desarrollar un apego seguro con sus cuidadores habituales, normalmente mamá y papá.

Somos nosotr@s, l@s padres y madres , l@s responsables de construir la inteligencia emocional de nuestr@s hij@s y de fomentarla, pasando tiempo con ell@s, abrazándol@s, acunándol@s y brindando todo el amor que necesitan.

 

Para fomentar la inteligencia emocional de nuestr@s bebés además de besarles, abrazarles y achucharles, deberíamos jugar, bailar, reír con ell@s. Dedicar un momento al día dedicado exclusivamente a ell@s, (FUERA MÓVILES, TABLETS, TV…ETC), hablarles, contarles  historias propias, cuentos inventados y otros  adaptados a sus vivencias, relajarnos con ell@s, hacer resumen del día  o jugar y reir junt@s.

 

La inteligencia emocional de nuestr@s hij@s, como vemos, se inicia desde el mismo momento de su nacimiento, pudiendo estimularse y fortalecerse al proporcionarle experiencias y actividades variadas durante su infancia. Juega, baila, sonríe, acaricia, sal de paseo, … con tu bebé.

 

Nuestros bebés aprenden esencialmente por observación e imitación así que nos corresponde a nosotr@s ser sus ejemplos a seguir. Es también en el sí de la familia donde enseñamos a reconocer, manejar y expresar las diferentes emociones que sentimos: alegría, tristeza, rabia, frustración, miedo…..

.

Es importante que l@s papás y mamás enseñen al niñ@ a entender los matices que tienen los distintos sentimientos. Se debe enseñar la diferencia entre sentirse descontent@ porque no se le ha comprado un juguete y la tristeza porque no quiere ir a la guarderia, la melancolía por el rechazo de los compañer@s o el sufrimiento cuando le pasa algo malo a un ser querid@.

Por una parte, mamás y papá deben ayudar al pequeñ@ a manifestar las emociones que vive y, por otra, tienen que aprender a ser l@s primer@s en exteriorizarlas y canalizarlas de forma adecuada.