MENTIR AFECTA A LA SALUD MENTAL

Cuantas veces hemos dicho alguna mentira, excusándonos de que son inofensivas. Sin embargo, un estudio realizado por  la profesora de psicologia Kelly, presentado en un congreso de la APA (Asociación Americana de Psicología) determina que  evitar la mentira mejora nuestra salud física y mental.

La investigación se realizó con adultos entre  los 18 y 71 años y se solicitó a la mitad de la muestra  que no mintieran por 10 semanas. Esto incluía las mentiras grandes y pequeñas, y cualquier falso testimonio, pero lo participantes si tenían permitido, hacer ciertas cosas como omitir la verdad, mantener secretos y esquivar las preguntas que ellos no querían responder. En cambio al grupo control sólo se le pidió que reportaran el número de mentiras que habían dicho en la semana. Luego los investigadores le administraron semanalmente a los participantes ciertos tests para detectar las mentiras y cuestionarios para evaluar su salud física y mental, así como también cuestionarios sobre la calidad de sus relaciones.

Al finalizar el estudio, los investigadores descubrieron que los dos grupos redujeron sus mentiras, pero el grupo al cual se le pidió que no mintieran, mintió menos y mejoró aún más su salud. Por ejemplo,  menos síntomas mentales: sentimientos de tristeza o estrés, así como también menos quejas físicas: dolor de cabeza y dolor de garganta. También mejoraron sus relaciones con sus seres queridos y  sus interacciones sociales.

Kelly concluyó: “Hemos encontrado que los participantes que redujeron a propósito sus mentiras en su vida diaria, mejoraron significativamente su salud” 

En una entrevista con la revista Times, el Dr. Bryan Bruno, Director del departamento de psiquiatría del hospital de Lenox Hill, en Nueva york sostuvo:

“Creo que mentir produce mucho estrés en las personas, lo que contribuye a generar ansiedad y depresión. Mentir menos no solo es bueno para la relaciones, sino también para uno mismo, ya que podemos reconocer el devastador impacto de las mentiras en las relaciones, pero es más difícil que nos demos cuenta hasta qué punto puede causar mucha tensión interna”

Es el primer estudio que demuestra una correlación entre evitar las mentiras y las repercusiones positivas en la salud y en la calidad de las relaciones interpersonales.