Obstáculos en la comunicación

¿Sabemos escuchar?

Oímos pero, ¿escuchamos? Prestamos atención al mensaje que la otra persona nos quiere transmitir? Escuchar activamente supone no solo atender a las palabras, sino también a los gestos, a la intención comunicativa, llegar a los sentimientos e intentar comprender o ponernos en su lugar.
El no escuchar activamente provoca conflictos en la pareja y en general con otras personas en nuestras relaciones sociales, puesto que origina malos entendidos, interpretaciones erróneas, …por la tendencia generalizada a adivinar lo que quieren decirnos, realizar suposiciones o creer que leemos la mente del otro…Estos son errores que se cometen y conducen a obstaculizar la comunicación.

Escuchar activamente es más difícil de lo que parece, atendemos a nuestros pensamientos y emociones, costando salir de ellos para procurar entender al otro, por lo que interrumpimos antes de que el otro termine de hablar, parafraseamos lo que acaban de decirnos, no miramos a los ojos, hablamos mientras miramos la tv o leemos mensajes del móvil, hacemos muecas,..Son estas conductas las que se deben evitar para que la comunicación sea fluida, directa, eficaz y la otra persona se sienta escuchada y comprendida. De este modo nuestras relaciones irán mejor.

La tolerancia, actitud flexible y práctica es la forma de conseguirlo.