PON FRENO A TU MAL HUMOR, TU SALUD Y TU ENTORNO TE LO AGRADECERÁN

Todos tenemos ratos de mal humor, pero hay personas que “VIVEN ASÍ”, que por cualquier motivo desencadenan una conducta malhumorada.

Nos ponemos de mal humor por varias razones:

LA FRUSTRACIÓN por no conseguir determinadas METAS

Esta frustración,puede venir ocasionada por dos motivos:
1.- Por haber tenido siempre de inmediato lo que hemos deseado y no haber experimentado el sentimiento de malestar o conformidad ante una situación negada o no conseguida: IMPORTANTE EL TRABAJO DE LA TOLERANCIA A LA FRUSTRACIÓN
2.- Por tener un desconocimiento del proceso que hemos de seguir para conseguir nuestras metas, y el empleo de herramientas equivocadas: NECESARIO CONOCER NUESTROS OBJETIVOS Y LOS PASOS NECESARIOS PARA CONSEGUIRLOS…En caso de no ser conocedores del proceso o no saber llevarlo a cabo: ACEPTAR NUESTROS LÍMITES. Solicitar ayuda.
ACUMULACIÓN DE MALESTAR:
La irritación, molestia e incluso el enfado no expresado, causado por estrés, relaciones con otras personas, expectativas perfeccionistas no cumplidas, etc. Es otro motivo que alimenta y mantiene el mal humor. EXPRESA TUS EMOCIONES, MANIFIESTA DE FORMA ASERTIVA AQUÉLLAS COSAS QUE TE MOLESTAN O TE HACEN SENTIR MAL, NO ACUMULES SENTIMIENTO DE INJUSTICIA, DESAGRADO O DISCONFORMIDAD…La acumulación de sentimientos negativos genera descontento personal, emoción directamente proporcional a la ira acumulada.

EL PESIMISMO:
Cuando tendemos a ser pesimistas o a ver únicamente los aspectos negativos de cada situación, obviamente nos ponemos de mal humor, por lo tanto, es importante buscar el motivo de nuestra actitud para modificarla. CADA DÍA SUCEDEN COSAS BUENAS A NUESTRO ALREDEDOR, NO TE DUERMAS SIN PENSAR AL MENOS EN UN PAR DE ELLAS

EL HÁBITO:
La mayoría de las personas que llamamos malhumoradas, no tienen motivos reales para permanecer así la mayor parte del tiempo, Si prestamos atención a lo que les pasa, todo les molesta. Malo si están acompañados, pero malo también si están solos. Se quejan todo el día de sus problemas, pero no hacen nada por resolverlos, ni aceptan ayuda de los demás. Manifiestan una actitud intolerante, inconformista e individualista, pasan todo el día quejándose de algo. Esta forma de vida y de ver el mundo se ha hecho HÁBITO y LES IMPIDE SER FELICCES. IMPORTANTE PARAR EL MANTENIMIENTO DE LAS QUEJAS, MIRAR CON OBJETIVIDAD NUESTRO DÍA A DÍA, SER AGRADECID@S CON LO BUENO Y VALORAR CUÁLES SON LAS CIRCUNSTANCIAS QUE PRODUCEN LO NEGATIVO PARA MODIFICARLAS.

Cuando hablamos del mal humor, es importante recordar que el mal humor es contagioso. Una mala palabra, un gesto, un silencio prolongado o cualquier cosa que molesta a una persona y que ésta transmite a los demás con su expresión corporal, puede ser suficiente para que el mal humor se instale en el ambiente y todos los allí reunidos acaben de mal humor.

La única forma de evitar esta situación es que, la persona que la inició, canalice su enfado adecuadamente y exprese su molestia correctamente, antes de que el coraje se encapsule y se convierta en mal humor.

TU BIENESTAR DEPENDE DE TÍ, DESECHA EL MAL HUMOR, ES DAÑINO Y CONTAGIOSO!!!