¿Por qué me siento triste cuando llueve y el día está gris?

A muchas personas los días lluviosos y grises, les produce tristeza, desmotivación, desgana por hacer cosas, flojera para levantarse, dolor de cabeza…. Sin embargo cuando hay sol se sienten enérgicos, alegres.
La luz solar tiene mucho que ver, puesto que activa el cerebro, influye en la actividad de una sustancia cerebral: la serotonina (un neurotransmisor que permite la comunicación entre neuronas), y es parte importante del sistema que regula nuestro estado de ánimo. Así, la secreción baja de esa hormona produce estados de depresión biológica en la persona.
Con la oscuridad (en la noche) se produce melatonina que es una sustancia que nos prepara para el sueño, se encarga de relajar todo nuestro cuerpo, por lo que aumenta la somnolencia y baja la temperatura corporal.

En días con poca luz y lluviosos, la hormona melatonina nos da la señal de que es hora de empezar a desactivarse y sumado a la falta de serotonina, nuestro humor decae. Por eso en días con poca luz nos podemos sentir con menos ganas de hacer cosas.
La falta de luz es sólo un factor por el que muchas personas se deprimen en días nublados. Para deprimirse se requiere, no solamente ausencia de luz, sino también es necesario que se produzcan cambios a nivel hormonal, conductual y del pensamiento. Pesimismo en la forma en la que percibimos la realidad, nos deja de gustar lo que antes nos gustaba mucho, tenemos ideas de que valemos poco o de que nada vale la pena, etc. .

Es recomendable en los días de poca luz, activarse a pesar de la dejadez, hacer cosas de interior que gusten, hay muchas opciones, eso no debe impedir un estado de bienestar.