¿ POR QUÉ SE CORTAN L@S ADOLESCENTES?

Lo hacen por diferentes motivos. Para la mayoría, es un intento de interrumpir emociones fuertes que les resultan intolerables. Pero NO ES UN INTENTO DE SUICIDIO. Aunque es cierto que desconocen que las infecciones o hemorragias que acompañan a estas lesiones les pueden ocasionar heridas más graves e, incluso, enfermedades.

La mayoría de l@s adolescentes que se cortan sufren con emociones fuertes. Creen que, el lastimarse es la única manera de expresar o interrumpir esos sentimientos que son demasiado intensos para soportar; el dolor emocional de sentirse rechazad@s (ya sea en el colegio, en el grupo de amig@s o, incluso, en la propia familia), la pérdida o el fin de una relación, pueden convertirse en situaciones desoladoras y frustrantes para algun@s adolescentes.

En muchas ocasiones lidian con situaciones difíciles que nadie conoce. Pueden sufrir presión de ser perfect@s o de estar a la altura de expectativas inalcanzables, ya sean propias o impuestas. Algun@s  han sido herid@s por un trato severo o por situaciones que los han hecho sentir sin apoyo, impotentes, indign@s o falt@s de amor. Otr@s adolescentes  han sido víctimas de algún trauma, lo que puede causar períodos de adormecimiento emocional. Para ell@s, cortarse puede ser una manera de comprobar si todavía pueden “sentir” dolor.

Para algunas personas, el dolor físico es preferible al dolor emocional ya que éste  sólo puede sentirse como inespecífico, difícil de precisar y de aliviar. Sin embargo,al cortarse, l@s adolescentes dicen sentir una sensación de control y alivio al saber de dónde proviene su dolor, de una forma específica, y, al mismo tiempo, sensación de bienestar cuando se detiene. Las lesiones pueden simbolizar el dolor interior que no se pudo verbalizar, confiar a alguien, reconocer o sanar.

Describen la sensación de alivio que sienten al hacerlo, lo que es común de las conductas compulsivas. Ello podría  ser debido a varios motivos: la liberación de endorfinas u hormonas del “placer” que se liberan cuando se produce un esfuerzo físico intenso y que también pueden liberarse cuando se produce una lesión;la distracción de las emociones dolorosas que produce el dolor físico intenso y la impresión de ver sangre.
La sensación de “adicción”

Cortarse puede crear hábito. Si bien sólo proporciona un alivio temporal del dolor emocional, cuanto más se corta una persona, más necesidad siente de continuar haciéndolo.

Al igual que con otras conductas compulsivas, el cerebro comienza a relacionar la sensación momentánea de alivio de las emociones desagradables con la acción de cortarse. Cada vez que surge dicho dolor, el cerebro busca ese alivio y lleva al adolescente a repetir esta conducta.

Este es el motivo por el cuál lesionarse mediante cortes puede convertirse en un hábito que hace que la persona se sienta incapaz de dejarlo,especialmente, si las tensiones emocionales a las que esta sometido el adolescente, son intensas.