SUPERAR LA CULPA

La culpabilidad es un sentimiento destructivo que debilita  la posibilidad de crecer como persona y continuar avanzando en la vida. Las situaciones que la desencadenan pueden ser  múltiples pero el factor que la mantiene es la incapacidad de perdonanrnos a nosotr@s mis@s

Para poder eliminar de nuestras vidas el sentimiento de culpa, podemos seguir algunas pautas:

  1. Entender la culpa como una señal de alarma, como un comienzo hacia el cambio, y no como un lugar donde quedarnos a recrearnos

En realidad sentirse culpable no es del todo negativo, puede ser una señal que nos permita aprender de nuestros errores y crecer. Si nos sentimos culpables porque le hemos dicho algo ofensivo a alguien o porque le dedicamos demasiado tiempo al trabajo y muy poco a la familia, la culpabilidad es un signo de alarma que nos indica que debemos detenernos en el camino y reflexionar sobre lo que estamos sintiendo. Esta sería una “culpa sana” pues conduce a un cambio positivo, obviamente, siempre y cuando ajustemos nuestro comportamiento.

  1. Asumir la justa  

 Analiza la situación: ¿hasta qué punto tu comportamiento o palabras han influido? ¿Qué podías hacer para evitar el daño? ¿Te comportaste de forma consciente o has cometido un error sin querer? A menudo en la base de la culpa se encuentra la creencia de que podemos controlarlo todo pero en realidad el grado de incertidumbre que existe a nuestro alrededor es altísimo y hay muchos factores se escapan de nuestras manos.

  1. Aceptar error y reparar el daño.

No tenemos la posibilidad de cambiar el pasado pero podemos transformar el presente. Todos nos equivocamos, hay quienes cometen errores mayores y otros menos graves, pero lo verdaderamente importante es aprender de ellos para no volver a tropezar dos veces con la misma piedra. En vez de sentirte culpable por lo que has hecho, y regodearnos en ese sentimiento destructivo, intenta encontrar alguna manera para reparar el daño.

  1. Expresa tus sentimientos.En vez de negar el sentimiento de culpa y todos los sentimientos negativos que suelen estar asociados a él, deja que te embarguen. No intentes esconderlos porque solo lograrás pasarlos a un segundo plano pero continuarán ejerciendo una poderosa influencia sobre ti. Lo ideal sería que hablases con otras personas sobre cómo te sientes, probablemente éstas te darán nuevas perspectivas sobre la situación que no habías considerado antes y que darán pie a reflexiones más profundas.
  2. Perdónate.Se trata del paso más complicado pero es fundamental para poder seguir adelante. Un ejercicio muy útil para perdonarse  y dejar de sentirse culpable es imaginar que lo que estams pasando, le ha ocurrido a nustr@ mejor amig@. ¿Qué le dirías? De seguro no le recriminarías constantemente haciendo crecer la culpa, lo más probable es que le dieras cariño y le dijeras palabras de aliento. Por tanto, cada vez que te descubras rumiando la culpabilidad, trátate como si fueses la persona que más quieres  que necesita comprensión y apoyo.
  3. Busca ayuda psicológica. Si tu sentimiento de culpa es demasiado fuerte y no puedes superarlo a pesar de que lo intentes, busca la ayuda de un psicólog@. La ayuda de una persona experta y ajena a tu vida, te hará ver las cosas de forma más objetiva y te ayudará a perdonarte.