UNA TORTA A TIEMPO, ES UNA VICTORIA

El estilo de crianza ha ido cambiado mucho a lo largo de los últimos 60 años al igual que la sociedad, la cual ha ido evolucionando simultáneamente.

La forma de educar tanto por los padres como por las instituciones, era totalmente diferente a hoy en día. Con un estilo autoritario por excelencia, donde destacaba el castigo físico como forma de enseñanza prioritaria.

Cada vez hay más evidencias acerca de la ineficacia de esta práctica:

  • Según la ONG “Save the Children” defiende con 3 argumentos básicos la eliminación del castigo físico y psicológico como forma de enseñanza:
  1. Viola los derechos del niño.
  2. “Es una forma legal socialmente aceptada de violencia contra los niños”.
  3. Existen siempre muchas alternativas a la hora de educar.

Los niños aprenden una serie de valores cuando se les imparte esta forma de educación:

–    Amor y violencia pueden ir de la mano.

–    En el caso de que el niño se vea en una situación similar, aprenden a que si son     más fuertes pueden imponer su voluntad sobre los demás.

–    Hacen que crean que el escoger el medio de la fuerza es más eficaz y más rápido en vez de la vía de diálogo.

Cuando se le castiga de esta forma (pegar, insultar, chillar, humillar), el niño se siente sumamente mal y rechaza a sus progenitores, lo cual no le permite reflexionar acerca de por qué le han hecho eso sus padres. De forma que esta vía es totalmente ineficaz.

“La corrección sin violencia, acompañada de una explicación clara, con ejemplos, alternativas y compromisos ayuda al niño o la niña a interiorizar las normas y a respetarlas de manera responsable.”(ONG “Save the children”).

Save the Children (2012) Principios sobre parentalidad positiva y buen trato.