Terapia Online frente al COVID-19

La salud psicológica es una de las áreas que más se están viendo afectada en la población debido a la pandemia del covid-19.

Pronto hará un año desde que estamos sumergidos en esta situación y, mientras muchas personas se van adaptando, otras tantas viven en un constante pozo de pensamientos y emociones como la tristeza, ansiedad o miedo. Y aunque sentir estas emociones es completamente normal, es importante saber gestionarlas y aprender a adaptarse a los tiempos que estamos viviendo.

Las dificultades económicas y el colapso en la sanidad hacen difícil que la población tenga acceso al servicio psicológico, lo cual es un problema grave en nuestro país. Pero hay personas para las que el verdadero problema es la desinformación que existe sobre la psicología y, en concreto, la psicología online. Tal como está la situación, la terapia online es la modalidad por excelencia de este año, ya que aparte de asegurar que se eviten los contagios, tiene otras ventajas que pueden ser beneficiosas para ti. Sin embargo, muchas personas siguen siento reticentes a hacer terapia online, a pesar de que la terapia online ha demostrado tener la misma eficacia que la terapia tradicional salvo ciertas excepciones como:

  1. Ser menor de 16 años.
  2. Padecer un trastorno grave que implique intentos de suicidios o autolesiones graves, alucinaciones, pérdida de la realidad, etc.
  3. Abuso de sustancias.

Los recelos hacia la terapia online, suelen derivarse de las dificultades que pueden entrañar usar una plataforma online y de lo limitante que puede ser crear un vínculo fuerte a través de internet con el profesional.

Si bien la terapia online ofrece unos canales comunicativos diferentes, estos pueden favorecer de igual forma la alianza terapéutica entre psicóloga/o y paciente, siempre y cuando el profesional haga uno uso adecuado de sus herramientas, formación y experiencia. De la misma manera que conseguimos trasladar nuestros sentimientos y necesidades a personas cercanas para nosotros a través de los medios audiovisuales y logramos hallar el afecto y el apoyo que necesitamos, a pesar de no poder estar en contacto físico, un terapeuta puede ofrecer su escucha, su empatía y su profesionalidad, aunque no estéis en la misma habitación.

En cuando a las habilidades en el uso de las tecnologías de comunicación, los canales comunicativos que se suelen usar son la videoconferencia (Skype, zoom, meet, whatsapp…), el chat, el e-mail o la mensajería instantánea a través de aplicaciones como whatsapp o telegram. Son plataformas en su mayoría conocidas y muy utilizadas, por lo que no suele ser un problema en la práctica siempre y cuando contemos con conexión a internet y un dispositivo que lo permita como puede ser un ordenador, una tablet o el móvil.

Si, por otro lado, lo que nos preocupa es la confidencialidad, el profesional tiene la obligación de borrar o encriptar toda huella que quede de los mensajes que reciba de su paciente para mantener a salvo la privacidad de las sesiones.

Por otro lado, en la terapia online podemos encontrar otras ventajas aparte de evitar el contacto y posibles contagios. Entre estas ventajas tenemos:

  • Ahorro del transporte: Puedes realizar la terapia online desde casa o desde algún lugar con conexión a internet sin necesidad de tener que trasladarte hasta el despacho del psicólogo.
  • Ahorramos tiempo: Precisamente por no tener que acudir hasta el lugar físico donde trabaja el profesional, se ahorra buena parte de ese tiempo.
  • Más flexibilidad horaria: Ya que es menor el tiempo que necesitamos para acudir a nuestra sesión por ahorrarnos la ida y la vuelta, es más fácil buscar un hueco en el que estemos en casa si nuestra agenda suele ser muy apretada.
  • Favorece ir a consulta: Hay para quien el mismo problema por el que necesita ir a la consulta psicológica es el que le impide asistir a la misma. Personas con agorafobia, fobia social o movilidad reducida, por ejemplo, pueden beneficiarse de la terapia online.
  • Cambio de población: Hay ocasiones en las que estás en sintonía con tu terapeuta, y por temas de estudios, laboral u otras circunstancias, debes cambiar de ciudad siento imposible seguir yendo a la consulta de ese psicólogo. Con las herramientas tecnológicas no tienes por qué renunciar al profesional con el que has conectado y que sabes que te ayuda en tu progreso.

Cada vez son más los psicólogos y psicólogas que ofrecen entre sus servicios la terapia online, ya que se está observando que la eficacia entre un modo y otro de trabajar apenas varía y según el caso, puede traer más ventajas la modalidad online. Los tiempos que estamos viviendo, es uno de esos casos. Por tanto, si quieres acudir a terapia, pero el miedo a ser contagiado o a contagiar te lo pone difícil, no dudes en recibir asistencia de terapia online. Si te lo estás pensando, pero aún no tienes claro que esta modalidad te pueda servir de ayuda, puedes solicitarnos información a través de la pestaña de Contacto, estaremos encantados de darte cuanta información necesites.

Aquí os dejamos algunas opiniones de usuari@s del Centro de Psicología Altea en Algeciras que reciben terapia online:

Desde mi experiencia, empecé a tomar mis sesiones en este año pasado cuando la situación no era la más favorable, y algunas de las sesiones fueron online y otras presenciales y puedo decir que es 100% recomendable. Las sesiones online son igual de eficaces y buenas que las presenciales. Siguiendo los ejercicios y sugerencias que me da, he aprendido a afrontar las situaciones estresantes que había en mi día a día. Ahora he aprendido a ver la vida mucho mejor y poco a poco confío más en mí misma.


Para mí la terapia online ha sido un apoyo durante estos meses. Así puedo despejar la mente, y contar lo que me ha ocurrido psicológicamente. Me ha ayudado a tranquilizarme en algunas ocasiones o a ver lo que realmente necesito en mi día a día.