Las rutinas y el desarrollo neurológico infantil

Las rutinas favorecen el desarrollo neurológico de los niños.  El cerebro  en la etapa infantil, aprende repitiendo patrones, que además les aporta seguridad y confianza, puesto que prevén lo que pasará.  Así pues, a través de las rutinas y repeticiones, los niños aprenden habilidades físicas, cognitivas y funcionales, dando un sentido al mundo.

Esta es la explicación de porque los niños ven una película más de 100 veces, o nos hacen repetir una canción o un cuento  tantas veces que nos agotan.

Entender el argumento de una historia, le supone a los niños un esfuerzo, la repetición de una película o cuento les hace sentirse felices porque van entendiendo mejor, al exponerse repetidamente a esa situación. Las habilidades lingüísticas, narrativas, capacidad de comprensión y aprendizaje va desarrollándose. Si las imágenes son atractivas, con movimiento, colores brillantes mas  deseos de repetir tendrán.

Conforme se crece, el cerebro va madurando, aprendemos a predecir lo que ocurrirá, por nuestro conocimiento del mundo y experiencia, por lo que el cerebro deja de segregar dopamina ante una canción escuchada muchas veces que esté de moda. Sin embargo, las películas de nuestra infancia, ligadas a vínculos afectivos, si que nos gusta verlas por transportarnos a tiempos alegres y sencillos `para la mayoría.

“Por tanto, ya no me preocuparé porque mi hijo quiera ver repetidas y continuamente el video del Libro de la Selva”.